La velocidad de la luz en las pequeñas cosas

Giorgio Morandi (Bolonia, 1890-1964), uno de los mejores pintores de bodegón del siglo XX, pasó fugazmente por los movimientos futurista, metafísico—junto con  Chirico y Carrà—y cubista.

El paso por la pintura metafísica le llevó a apreciar la luz que modela los maniquíes y las botellas. Morandi fue un estudioso de la gran pintura italiana—la luz del Giotto, de Masaccio y de Piero della Francesca. El único contacto que aceptó con los modernos, aparte de los metafísicos fue con Cézanne (aunque solo lo conociera de oídas). 

Botellas y frutero, 1916. Oleo s/tela, 60 x 54 cm. Fuente: Colección Gianni Mattioli Préstamo a largo plazo a la Colección Peggy Guggenheim, Venice © Giorgio Morandi, by SIAE 2008

Botellas y frutero, 1916. Oleo s/tela, 60 x 54 cm. Fuente: Colección Gianni Mattioli Préstamo a largo plazo a la Colección Peggy Guggenheim, Venice © Giorgio Morandi, by SIAE 2008

Naturaleza muerta, 1921 Óleo s/tela 49 x 58 cm. Milán, Pinacoteca de Brera. Donación Emilio y Maria Jesi

Naturaleza muerta, 1921 Óleo s/tela 49 x 58 cm. Milán, Pinacoteca de Brera. Donación Emilio y Maria Jesi

En 1930, fue nombrado profesor de grabado en la Academia de Bellas Artes en Bolonia, cargo que ocupó durante los siguientes 26 años. A partir de entonces, a excepción de una visita a París en 1956, se mantuvo en silencio en Bolonia al cuidado de sus hermanas, la enseñanza y la pintura.

Naturaleza grande muerta con once objetos en un círculo 1942 Aguafuerte s/cobre 26,7 x 26,9 cm Florencia, Gabinetto Disegni e Stampi degli Uffizi

Sus pinturas muestran una economía de la forma, la línea, el tono y el color. En este sentido fue un importante precursor del minimalismo.

Naturaleza muerta, 1957. Óleo s/tela 36,5 x 46,5 cm Roma, colección privada

Naturaleza muerta, 1963 Acuarela 21 x 16 cm  Regio Emilia. Colección Achille e Ida Maramotti

Naturaleza muerta, 1963 Acuarela 21 x 16 cm Regio Emilia. Colección Achille e Ida Maramotti

Las composiciones que hace Morandi con los objetos están perfectamente equilibradas. Estos quedan agrupados en su máxima sencillez, estableciendo una relación del fondo y la forma. Si pensamos en la estructura de su obra, el pintor parece insistir en delimitar fondo, forma, luz y sombras.

Naturaleza muerta, 1964 Óleo s/tela  Bolonia, colección privada

Naturaleza muerta, 1964 Óleo s/tela Bolonia, colección privada

Gracias a Morandi, que nos reveló su método de captar a través de la pintura, la velocidad de la luz—pintando con el mismo resplandor de los Giotto o los Piero della Francesca. Y gracias, por señalarnos que el prodigio también está en las pequeñas cosas que nos rodean. Mágico Morandi.

Naturaleza muerta, 1959. Óleo s/tela 25 x 35 cm  Módena, Colección privada

Naturaleza muerta, 1959. Óleo s/tela 25 x 35 cm Módena, Colección privada

Naturaleza muerta, 1963. Óleo s/tela 30 x 35 cm. Bolonia, Colección privada
Naturaleza muerta, 1963. Óleo s/tela 30 x 35 cm. Bolonia, Colección privada
Morandi 1951
Todas las imágenes: D.R.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuaderno de arte, Pintura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La velocidad de la luz en las pequeñas cosas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s